Thursday Breakfast


Hace unos años, cuando mi hermana practicaba tenis, mi mama la invitaba a desayunar una vez concluía su ejercicio. Nosotras—mi otra hermana y mi prima y yo—nos inventamos excusas para colarnos, y así nació la tradición del desayuno los jueves: Thursday Breakfast. Sigue leyendo…

El desayuno lo traemos en la sangre. Mi papi siempre desayunaba como rey, y a veces, solo a veces, nos invitaba. Un martes cualquiera, y lo encontrábamos en el jardín, rodeado de torres de delicias.

Yo me despierto temprano todos los domingos para experimentar con recetas nuevas, buscándole cada secreto a la masa de un panquequito. Pero el desayuno que más disfruto es donde mi mamá.

thursday-breakfast

Thursday Breakfast

Así son los jueves donde mi mamá:

El desayuno se sirve a las ocho en punto; el comité de bienvenida se asegura de la puntualidad de los invitados.

thursday-breakfastNo es permisible arribar tarde. Desmaquilladas, aún sin saborear el primer cafecito de la mañana. Juntas.

La mesa viste trajes nuevos, todos despampanantes, con vajilla diferente, copas diferentes, manteles diferentes, flores frescas.

thursday-breakfast

Sobre la mesa están los mejores frijoles refritos del mundo entero. Los cocidos no se quedan atrás. Una variedad inigualable de quesos hondureños—semi-seco, queso crema, frijolero, Santa Elena—y tortillas de maíz amarillo molidas en casa, recién hechas, calientes y con pecas negras.

Tres jarras de café diferente (no podemos coincidir en todo) y el mejor encurtido que he probado—¡pero casi se me olvidan los huevos! A la ranchera, en salsa verde, chilaquiles—y el guacamole, ¿cómo olvidar el guacamole?

Platicamos. Nos contamos cada detalle de la semana, ya sean los hijos o los postres que probamos o peleas políticas que nadie nunca gana, y las voces crecen en volumen, y las opiniones y las ideas fluyen una tras otra y justo cuando el ruido llega a un crescendo y los frijoles están por acabarse, llega mi papi, y pregunta ¿Dónde están las florecitas de mi jardín?

thursday-breakfast

(En una cosa si acordamos: hay que comenzar dieta…hasta el próximo jueves.)

Más que una mesa divina, más que los frijoles, más que todo esto: el desayuno de los jueves es una pausa. Es tomarse un segundo, mientras el calor de la tarde no se asoma, mientras los correos sin contestar esperan en nuestras oficinas, mientras los quehaceres de la vida y tal vez un que otro mandado olvidado se esfuman, y pausar. Somos una familia, reunidos alrededor de una mesa, peleándonos por la última tortilla y maquillándonos antes que el reloj marque las nueve de la mañana.

Así son los jueves donde mi mama. Y no los cambio por nada. Ni por la última tortilla de maíz.

Comentarios (16)
  1. Rosa 26 enero, 2017 at 4:08 pm

    Que bonita tradición, no cabe duda que lo primero es la familia.

    Gracias por compartir!!

  2. lastenia 26 enero, 2017 at 4:16 pm

    uno de los dias preferidos de la semana

  3. adriana callejas 26 enero, 2017 at 4:41 pm

    Como no sentir el corazón latir más rápido con este relato tan bello de la vida en familia.Gracias por compartir.

  4. Karla Fiallos-Castañeda 26 enero, 2017 at 4:43 pm

    Que bella tradicion no hay como pasar tiempo con la familia. Las felicito

  5. Karen 26 enero, 2017 at 6:27 pm

    Bellísima tradición de una familia unida! Que perdure en las siguientes generaciones.

  6. Olivia 26 enero, 2017 at 6:57 pm

    Que bella tradicion! Que la disfruten por muchisimo tiempo mas!

  7. Yolanda Batres 26 enero, 2017 at 10:32 pm

    Es el relato hermoso de una bella tradición! Así se construyen Lindas y sólidas familias como la tuya! Gracias por compartirlo.

  8. Rosalie 26 enero, 2017 at 10:56 pm

    Anama. La tradicion mas bella y relatada tan exquisitamente! Gracias por compartir! Las quiero mucho a todas!

  9. Carucha 27 enero, 2017 at 8:08 am

    Bella tradición Anama que relataste divinamente. Te felicito!

  10. Elisa Nsser 27 enero, 2017 at 8:09 am

    Realmente una lección más que nos enseñan esa familia tan espectacular; dar lo mejor y con esa capacidad de amor y buen gusto como solo las Anamarias pueden
    Felicidades que sigan apreciando y disfrutando de esa tradición en bella

  11. Emix 27 enero, 2017 at 12:15 pm

    Anama que bello escribis!!! Me trasportaste a el Jueves de desayuno en la casa de tu mama. Saboree esos frijoles refritos; los mejores Del mundo entero!!! Gracias por alegrarme la manana!!!!!

  12. Lucia 27 enero, 2017 at 3:29 pm

    Ahora tengo mas ganas que nunca de que me inviten……

  13. Icha 27 enero, 2017 at 3:51 pm

    Esto es la descripción más bella del perfecto desayuno. Me hiciste vivirlo al leerlo. Quiero transportarme a esos desayunos toditos los jueves de mi vida

  14. Lucia 27 enero, 2017 at 4:45 pm

    Es el relato mas bello de una tradición que me alegra la vida, gracias a mi mamá por esmerarse tanto todos los jueves y a vos por relatarlo y compartirlo, por eso es que las Anamarias son lo máximo, un equipazo!

  15. Laura 27 enero, 2017 at 11:07 pm

    Que bella familia y como disfrutan juntos!! LQM

  16. Alexandra de Kafie 28 enero, 2017 at 9:35 am

    Simplemente La Mejor! Muero por ir un jueves a vivir esa tradición de familia!

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *