Galeano Para Enamorados

El día de San Valentín marca una celebración del amor, una oportunidad para compartir con nuestros seres queridos y recordarles lo importante que son en nuestras vidas. En mi reciente colaboración con Galeano, buscamos crear un espacio diferente, un ambiente de enamorados.

Convirtiendo Espacios

Si visitas Galeano con frecuencia, sin duda conoces la estructura única de su local en Colonia Palmira. El concreto y las vigas a la vista emanan un concepto industrial que a su vez es moderno y familiar, hogareño, cien porciento hondureño. Me reuní con Daniel y Fran, y junto con el Chef Sadi Corrales de Plaza Juan Carlos, desarrollamos el plan para una noche mágica en un espacio convertido.

galeano para enamorados

Galeano Para Enamorados

Si, era un espacio para los enamorados. Queríamos que fueran cenas intimas, románticas, pero más que nada, diferentes. La experiencia era única. Colocamos diez mesitas, manteladas en satines rojos, y de las vigas caían candelabros delicados. Fue así que los invitados disfrutaron su noche, en el destello de un mar de candelas y rosas, al son de un trio de cuerdas, envueltos y enamorados.

galeano para enamorados

galeano para enamorados

galeano para enamorados

Una Propuesta de Sueño

Un invitado me había escrito después de leer mi articulo sobre la propuesta perfecta. Quería que le organizara una propuesta, y yo le sugerí el evento en Galeano. Llegó temprano, confiándome el anillo—¡que nervios!—y esperó a su futura prometida. A ella, simplemente le invitó a tomarse un cafecito. No se esperaba la cena especial, y pensó que esa era la sorpresa de San Valentín. El mesero traía el anillo y las crepas famosas de Galeano sobre una bandeja, izada fuera de vista. A el, una crepa, y a ella, un anillo.

galeano anfitrionomia

¿Qué más decirles? Hay momentos que solo se pueden vivir, no relatar y detallar. Esta cena de San Valentín fue ese espacio especial, separado de la vida cotidiana, un momento breve en el cual solo existían los enamorados—la melodía de un violín contento, la luz tenue y la chispa de una candela, ella y el, aquí, por hoy, por siempre.

Fotografía por Fran Galeano

Comentarios (1)
  1. Pingback: Despidiendo el 2016 - Anfitrionomia

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *