Una Boda en Familia

Hoy les quiero contar de una boda en familia. Más que una novia o un novio, la historia de hoy tiene muchísimos personajes, muchísimas personalidades, muchísimo amor. Sigue leyendo para conocer los detalles de la boda de Dani y Daniel…

Familia: término ilusorio y efímero, que escapa la definición, que se adapta a diferentes formas y nunca pero nunca se parece a otra de su mismo tipo. Todos pertenecemos a varias familias: nuestros colegas en la oficina, las amiguitas del grupo de oración, compañeros de universidad que tal vez logramos ver una vez cada dos años…

familia

¿Qué constituye una familia? No es sangre ni tiempo, no, no creo. Yo lo considero aquellas personas que están a tu lado en los malabares diarios de la vida, los que te acompañan cuando te probas un vestido blanco de encaje, los que prueban veinte diferentes pasteles, los que te limpian una lagrima traviesa momentos antes de caminar hacia el altar.

Eso es familia.

Hoy que escribo de familia no existe mejor símbolo de esa unión que la boda de Dani y Daniel.

Bienvenida de Familia

familia

Empezamos rumbo a Sobremesa en San Pedro Sula–voy soñándome guirlandas e infinidad de lirios, pensando en novias felices–donde Rebecca me ha citado para entrevistar con Dani, la novia. Aún no he conocido a Dani.

(Me encanta trabajar en San Pedro Sula; es un reto planificar y organizar en una ciudad donde no conozco los proveedores ni los espacios. Pero con suerte, tengo relaciones con personas dedicadas y profesionales.)

Pero regresemos a Sobremesa, donde estoy por abrir la puerta–respiro profundo, como si fuera una primera cita–me abraza el dulce aroma de repostería divina, alzo la mirada para encontrar a Rebecca.

En vez, me saluda Dani, quien me presenta a su papá. Don Guillermo me presenta a su esposa, Doña Juanilla, que es mamá de Rebecca, que, si recuerdan, es quien me llamó para coordinar el encuentro. Después, nos pasa saludando el comprometido de Dani, Daniel.

familia

Me di cuenta, desde esos primeros minutos en un cafecito sampedrano, que no era una persona, sino una familia que me entrevistaba. Era una familia, con sueños de una velada perfecta para sus hijos, dos jóvenes locamente enamorados y ansiosos por casarse.

Detallitos de Él y de Ella

Mi único trabajo como Wedding Planner es asegurarme que la novia y el novio estén contentos con su día especial. Por eso, cuando la familia del novio me mencionó la importancia de un banquete de cena, nos esmeramos en recibir con abundante comida, un gesto de generosidad y celebración para sus queridísimos invitados.

Dani quería tener un Candy Station, con todos los confites favoritos de Daniel. Gummy bears, Sour Patch Kids, M&M’s (¡amarillos y cafes!), Starbursts….le llamamos Los Dulces Favoritos de Daniel.

Y Daniel quería que la boda fuera el sueño de Dani, hecho realidad.

familia

Un Sueño en Partes

La boda de Dani fue una experiencia única, pues a medida que me paseaba por aquel gran salón del Copantl (triple altura, ¡que desafío!), lograba discernir detallitos que me acordaban a cada una de las personas de esa familia tan linda.

Comenzó desde la ceremonia eclesiástica; toda la familia de Daniela formó parte del cortejo. Desde el ensayo del día antes, al cual asistieron más de cincuenta personas, los tíos y las tías de Dani habían declarado el tono del evento: alegrísimo hasta no poder más, en confianza, en familia.

familia

Y una vez comprometidos ante los ojos de Dios, frente a todos sus seres queridos, nos mudamos a la fiesta. Cada canción que llenaba la pista, cada sonrisa destellando en ese salón decorado, cada momento de risa me acordaba a Rebecca, que desde un inicio se imaginaba una fiesta mágica sin fin.

familia

Las luces tenues me recordaban a la abuela de Dani. Tuve el gran privilegio de disfrutar de un almuerzo íntimo con Dani y Doña Julieta, porque para la joven novia era de suma importancia involucrarla. Mientras las escuchaba hablar entretenidas de un evento elegante, Doña Julieta recordando su boda en el Waldorf Astoria de Nueva York, las dos imaginándose una noche perfecta sin límites, pensé en el amor de abuela y nieta y supe que formaría parte de esa noche.

familia

Y las flores moradas, el bar que parecía extenderse sin fin, el diseño creado según los sueños de la novia, todo me acordaba a las incontables reuniones con Doña Juanilla, la esposa de Don Guillermo. Que la noche, con su elegancia y extravagancia, se fuera desarrollando como en un cuento de hadas, que la noche fuera romántica como un sueño escrito en poesía, esa belleza fue porque Doña Juanilla se cuidó de apoyar y expresarle su amor a Dani en todo momento.

familia

Amo trabajar con las novias. Pero nunca había tenido una experiencia como la que tuve con Dani, Daniel y su familia. Sentí el amor de todos los reunidos en ese salón, al momento que la pareja desfiló por el arco de flores, sentí los lazos que los unían a cada uno, y sentí como se unía una persona más a esta familia tan linda.

Felicidades Dani y Daniel, espero que su matrimonio sea un capítulo más en esta historia de generaciones.

familia

Comentarios (2)
  1. Juanilla Bueso de Kattan 20 octubre, 2017 at 8:56 pm

    Mi Queridísima Anama…no tengo palabras para agradecerte esta hermosa publicación!! Nos regalaste a todos, y en especial a Dani y Daniel una noche mágica, un cuento de hadas! Fué un gustazo trabajar contigo. Tu profesionalismo, creatividad, organización, serenidad y dulzura hicieron de la planeación de la boda una experiencia inigualable. Te queremos mucho y nuevamente gracias!

  2. Rodolfo Walsh 8 noviembre, 2017 at 7:34 am

    Hola Ana María. Fue una linda experiencia para Walsh Wedding Stories trabajar contigo y tu equipo en las fotos y vídeo de la boda de Daniela y Daniel en San Pedro Sula. Qué se repita muchas veces!!!
    Un abrazo.
    Rodolfo Walsh

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *