Diez Deberes de una Damita de Boda


Hoy quiero hablar de las damitas de boda. Son una parte integral de tu día especial; ellas se aseguran de mantener la fiesta alegre, de ayudarte en los momentos ajetreados, de acompañarte. Es un deber, un honor, y no se debe tomar con ligereza. Sigue leyendo este mini-guía para tus damitas.

¿Te acordás del día de tu boda? Tus familiares con lagrimas de felicidad cuando llegabas al altar, las mejores amigas tomando fotos—¡que bella te ves!—y la cara de tu esposo cuando dijiste el sí.

Yo me acuerdo de mi día especial. No recuerdo bien las horas de planeación, ni los mini-estreses: recuerdo el apoyo incondicional de los que me rodeaban, y el violín y la alegría de una tarde perfecta.

También recuerdo que mi dama de honor la pasó alegrísimo. Llegó puntual a la iglesia—aunque se le olvidaron las arras—bailó toda la noche—incluso no la pude encontrar cuando necesitaba retocarme el maquillaje—me abrazó y me felicitó y después regresó a la pista. (¡Así la amo!)

damita

Fotografía por D’Arcy Benincosa

Y aquellos errorcitos no fueron su culpa; en realidad, nunca le expliqué sus deberes. No se si me daba pena, o si se me olvidó en el remolino de quehaceres y mesas de postres y vestiditos de sobrinas…

Consideremos que la madre de la novia es la anfitriona del evento. La novia esta saludando y disfrutando de su día, y la Wedding Planner esta encargada de todo el evento. Puede apoyar a la dama de honor, pero hay detalles que son mejor reservar para las mejores amigas.

damita

Fotografía por Daniel Mendoza

10 Deberes de una Damita Perfecta

(1) Guardar sus pertenencias: maquillaje, ganchitos y otros accesorios de pelo, perfumes, y menta.

(2) Tenerle listo un kit de emergencias.

(3) Cuidar de su atuendo: esto incluye recoger la cola de su vestido después de la ceremonia, para evitar que se le dañe en la pista de baile.

(4) Guardarle su velo, su ramo—la liga no se le pierde…¿o si?

(5) Ayudarle a comer: la novia estará ocupada saludando y posando para las fotografías. Como damita, podes ayudarle a reservar un momento para comer. Algunos hoteles ofrecen un cuarto separado para que los novios se tomen su momentito.

(6) Retocarle el maquillaje y el peinado.

(7) Asegurarse que la fiesta este alegre: no importa que no podás bailar el Meneaito, si no hay nadie bailando en la pista, debes ser la primera en lucirte.

Hay otros detalles que en verdad demuestran dedicación, que no son necesarios, pero que tu amiga definitivamente apreciará.

(8) Un ejemplo es decorar el cuarto de la noche de boda. El hotel suele ayudarte, dejando una botella de champán o almohadas ricas, pero podes agregarle detalles extras, como velitas aromáticas, flores y flores, y más flores, tal vez unos chocolates.

(9) También podes ofrecerles un jalón al aeropuerto el siguiente día a su luna de miel.

(10) Y un último detalle: si le haces las compras de supermercado, para que regresen de su luna de miel sin pendientes cotidianos, seguro que te agradecerán.

img_0661

Fotografía por Daniel Mendoza

Comentarios (0)

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *