La Boda: Mariandrea y Pedro

Mi trabajo se asemeja al de un autor desvelado, soñándose el personaje perfecto, escribiendo y re-escribiendo momentos exquisitos: mi trabajo es crear historias. Pero yo sueño con vestidos de encaje. Yo sueño de una pareja girando bajo el centello de luces y sonrisas. Yo sueño de un espacio reconfigurado y rediseñado, un salón convertido en hogar. Yo sueño en una noche que trasciende el tiempo y se convierte en memoria inmortal. Y cuando estos sueños se convierten realidad, se convierten en historias. Hoy les quiero contar la historia de Mariandrea y Pedro.

Las bodas exitosas reflejan la esencia de la pareja. He mencionado en más de una ocasión que una novia feliz significa una boda feliz. Así fue el caso de la boda de Mariandrea y Pedro. Su boda transformó el espacio que ocupaba, cambiando ese salón reconocido a una casa acogedora.

Mariandrea

Mariandrea

“Se siente un calor de hogar, que impresionante.”

Comenzó en La Catedral del Centro, aquel corazón latiente de nuestra ciudad: que entorno más perfecto para celebrar una boda tradicional. Los invitados se sentían invitados en casa. Pero no podíamos olvidar que se trataba de una pareja joven, y pintamos La Catedral con una alfombra color carmesí, velitas reflejando el retablo dorado del altar.

Mariandrea

“¿Cómo hicieron para que pareciera casa?”

La respuesta: el secreto esta en los detalles. Para darle aquel sentimiento de casa, de bienvenida a las “visitas”, colocamos mesitas con arreglos individuales y lamparitas.

Mariandrea

El bufet se aproximaba a un comedor de casa, ubicado en la entrada. No eran estaciones en cada esquina, sino una cocina donde todos podían reunirse antes de la cena. Incluimos dos muebles de madera, diseñados por la madre de la novia especialmente para el evento, donde colocamos una gran selección de postres. Todo tal y como lo quería la novia, sin importar modas del momento, o tendencias de última hora.

Mariandrea

“¡Que diferente!”

Así escuchaba de cada persona que entraba al salón. Si, fue diferente. Fue una celebración de familia. Una familia reunida para conmemorar la unión de la pareja feliz, invitando a todos sus amigos cercanos para compartir en esos momentos especiales.

Mariandrea

Al final del salón (un espacio que no suele llenarse), colocamos una tarima con lounges y una pista de baile. El bar, como nunca antes visto, atendido por siete meseros en mandil negro con las iniciales de los novios.

Mariandrea

También creamos espacios cómodos, rodeados de plantas, mesas lo suficiente grande para cada amigo y amiga que no se veía en hace mucho tiempo…suficiente espacio para platicar y recordar, suficiente espacio para brindar en nombre de la pareja.

pedromariandrea_029_fotodavidmendoza

Mariandrea

Felicidades con mucho cariño Mariandrea y Pedro. ¡Que su familia sea siempre feliz!

Local: Centro de Convenciones del Hotel Honduras Maya

Fotografía: David Mendoza y Daniel Mendoza

Flores: Leonte Rueda 

Pastel: Vicki Motz

Comentarios (5)
  1. Beatriz 17 septiembre, 2016 at 3:59 pm

    Que lindo recuerdo, y realmente una boda muy especial.
    Te quedo espectacular!

  2. Anabel 17 septiembre, 2016 at 9:29 pm

    ¡Felicitaciones! Como siempre crea una historia única para la feliz pareja.

  3. Pingback: Despidiendo el 2016 - Anfitrionomia

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *