¡Bienvenido, Príncipe Azul!

Hoy les comparto este baby shower con detallitos náuticos. Una celebración al aire libre con tantos detalles y toques especiales de las oferentes. No te puedes perder la bienvenida de este príncipe azul.

A los príncipes debemos recibirlos bien. No creo exagerar cuando digo que los hijos de las amigas son como realeza en nuestros ojos. Ser oferente de un baby shower conlleva una responsabilidad especial; es una oportunidad para dedicarle un día de consentimiento a tu amiga y a su futuro hijo.

principe azul

Había Una Vez…

Aunque no soy fanática de los eventos con temáticas—me parece más apropiado para las piñatas—si me gusta seguir una línea estilística en cada evento, algún rasgo único que lo distinga de los demás pero que al mismo tiempo unifique todos los elementos. El cuento de este principito azul se escribe en trazos de azul marino y blanco.

principe azul

Y como nos pareció que las flores eran para otro cuento de hadas, optamos por un enfoque verde. A una de las oferentes le encanta la jardinería, entonces decidimos sembrar los centros de mesa, ¡de grama natural! Iban colocados en cajitas de madera blanca, hechas a la medida.

principe azulLos manteles y caminos de mesa fueron hechos para el evento. Nos perdimos entre las columnas de tela buscando ese look de rayas perfecto y finalmente lo encontramos. Hasta los menús impresos—que incluían mi caligrafía—se vestían de esa tela royal. ¿Y que banquete se preparó? Uno hecho a la medida, con cada plato preparado por las oferentes, tías y primas del futuro bebé. Eran recetas favoritas y de familia, de aquellas que no se comparten si no es en secreto.

principe azul

También había un bar de Prosecco con un coctelito de durazno, y la receta—bueno, ese es un cuento para otro día…Y un regalito especial: un pastel naked de limón, hecho en Delipan y escondido en una cajita decorada con una ancla, siguiendo aquella línea náutica.

principe auzl

Caja por Inbox

Fue una tarde de reyes, ¿y como no? La dedicación y el cariño de las oferentes fue lo que lo destacó. No necesitas una temática para crear un ambiente especial: necesitas el amor de los que te rodean. ¡Bienvenido seas, príncipe azul!

principe azul

Comentarios (3)
  1. Olivia 5 junio, 2016 at 8:19 am

    Bello como siempre!

  2. Pingback: Despidiendo el 2016 - Anfitrionomia

  3. Pingback: Un Bautizo para una Personita - Anfitrionomía

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *